eBooks: pasado, presente y futuro


Los eBooks o libros electrónicos se han popularizando cada vez más. Al igual que pasó con los ordenadores de tableta, es una tecnología que llevaba muchos años disponible y ha sido recientemente que ha explosionado su uso. El primer software que recuerdo de lectura de eBooks es el Microsoft Reader, que fue lanzado en el año 2,000 y aun sigue disponible para descarga.

Yo siempre he sido una persona muy ávida a probar nuevas tecnologías y en los inicios del eBook la lectura era muy incómoda. Los dispositivos portátiles de aquella época eran PDAs con pantallas pequeñas, que no eran prácticas para la lectura prolongada. La otra alternativa que había para la lectura era en el ordenador, otra cosa que era impráctica.

En la actualidad tenemos una amplia variedad de dispositivos que nos ofrecen una experiencia mucho más agradable de lectura: el Kindle de Amazon, el Nook de Barnes & Noble, el iPad de Apple solo por mencionar los más conocidos.

Desde que adquirí un iPad, he cambiado mi lectura de papel a digital. Muchas veces cuando hablo con la gente, me dicen que el libro electrónico es muy frío, y aún hay muchos que tienen una visión casi romántica de los libros en papel. A mi me resulta tan práctico que no he dudado en hacer el cambio, solo el hecho de poder llevar todos mis libros y revistas en un solo aparato me facilita mucho las cosas y es un factor decisivo para no usar el papel.

Aunque la tecnología actualmente ha mejorado significativamente, creo que aún no le han exprimido todas las posibilidades. Una de ellas es la dimensión social de la lectura, se podría facilitar el que los lectores compartan puntos de vista y que recomienden libros a sus amigos. La otra cosa que aún creo que se ha de mejorar es la función de búsqueda, deberíamos de tener la posibilidad de hacer búsquedas de palabras, anotaciones y cosas que hayamos subrayado por capítulos.

Para acabar esta entrada, les dejo con un video hecho por la consultoría Ideo, con propuestas muy interesantes para los libros electrónicos.

Advertisements

Mi “Switch” de Windows a Mac…un año y medio después


switch to mac.jpg

Durante muchos años fui usuario de Windows, y llegué a ser un usuario muy avanzado: sabía cómo configurar hasta los más mínimos detalles, cómo resolver problemas complejos que siempre generaban muchos dolores de cabeza a otros usuarios. Además lo defendía a ultranza contra otros sistemas como Lynux y Mac OS, alegando un sinfín de motivos por los que era mejor trabajar con windows.

Allá por el año 2002 fue la primera vez que me puse a curiosear un ordenador Apple (era un iMac G4)y la verdad es que quedé “flechado” por el rico entorno gráfico que ofrecía Mac OS. Aún así consideraba que era un sistema muy cerrado, que estaba orientado a personas del mundo creativo y que me daría muchos problemas de compatibilidad. A todos estos razonamientos, había que añadir que el costo de un ordenador Apple era bastante más alto por aquel entonces que el de un ordenador con Windows, con lo que ya quedaba totalmente descartada la opción de cambiarme.

A lo largo de los años Apple fue lanzando nuevos ordenadores, cambiando su política de precios y también mejorando la compatibilidad. La campaña de “Hello I’m a Mac” me caló muy hondo, ya que el trabajar con Windows siempre implicaba que cada x tiempo tenía que formatear mi ordenador y volver a instalar TODO el software de nuevo, lo que significaba invertir muchas horas solamente en esto, que realmente era tiempo que no me servía para nada.

La idea de tener un ordenador que “simplemente funcionaba” me llamaba mucho la atención, además de el diseño tan atractivo de todos los productos de esta marca era algo sumamente tentador, ya que tengo una gran debilidad por los aparatos electrónicos y sobre todo si tienen un elemento diferenciador importante. Siempre me ha gustado estar a la vanguardia de la tecnología y esta marca ha sabido vender muy bien sus productos como algo de ultima generación.

Todo esto me llevó a tomar la decisión en 2007 de comprar un Macbook de 13”, de color negro. El ordenador era precioso y sumamente portátil, tenía el sistema operativo OS X Tiger. Les he de decir que este primer encuentro con un ordenador Apple fue sumamente frustrante. Era la primera vez que usaba a fondo el sistema Mac OS X, y a pesar de que todos los que lo conocían me hablaban de que era una maravilla yo estaba realmente desilusionado. Se me hacía todo tan complicado, no entendía el teclado, no lograba crear accesos directos en el escritorio, lo que antes podía hacer en unos pocos segundos ahora me tomaba minutos. Lo peor fue cuando intenté conectarme al servidor de mi empresa a través de el programa de Escritorio Remoto de Microsoft, el password que tenía asignado tenía unos caracteres especiales que nunca logré introducir y por ende nunca pude acceder al servidor. Esto fue lo que me hizo tomar la decisión de devolver el portátil a la tienda, ya que en ese entonces trabajaba mucho desde casa.

Devolví el Macbook, y llegué a la conclusión de que no era un ordenador diseñado para el mundo empresarial, que no estaba orientado a la alta productividad (por no haber encontrado muchos atajos de teclado y otros similares), y que en resúmen no era para lo que yo lo quería. Me dio mucho pesar porque siempre había tenido la ilusión de trabajar con un ordenador Apple y tenía amigos que habían hecho el cambio y se me hacía muy extraño que para ellos no hubo vuelta atras.

Me compré un Sony VAIO, ya que igualmente necesitaba cambiar mi viejo portátil que ya se había quedado obsoleto. Volví a la seguridad de un entorno conocido, aun tratándose del tan criticado Windows Vista. He de decir que de todos los portátiles con Windows que había tenido este era el más fiable y veloz. Aun así me daba los mismos problemas del Windows de siempre, había que instalar muchos drivers para que funcionara al 100%, con el tiempo se ralentizaba, y al final había que formatear el ordenador cada x tiempo, aunque en este caso no era con tanta frecuencia.

Siempre seguía con la inquietud de tener un Mac, y empecé a curiosear el sistema operativo usando ordenadores de otros amigos y me fui familiarizando cada vez más, hasta el punto que podía trabajar relativamente sin problemas en este entorno. Mac ya había lanzado una nueva versión de su sistema operativo el Mac OS X Leopard, que ofrecía nuevas características que me resultaban muy interesantes. Para no hacer más larga la historia, en 2009 me decidí a volver a intentarlo y me compré un Macbook Pro de 15, animado también por el anuncio de una nueva actualización del sistema operativo al Mac OS X Snow Leopard. Además la versión del portátil acababa de ser renovada y mejorada, ahora tenía un procesador más rápido, una batería que duraba 4 horas, una nueva carcasa Unibody y otras características que lo hacían una muy buena opción.

Ahora sí puedo decir que no hay vuelta atrás. Llevo poco más de un año y medio con mi Macbook Pro y estoy realmente satisfecho. Y a continuación les explico porqué.

HARDWARE. Primero, los ordenadores Apple simplemente tienen el mejor diseño del mercado, tanto a nivel estético como funcional, no hay un botón de más, y tampoco falta ninguna función o prestación en el hardware. Segundo la calidad de los componentes y materiales es excepcional: baterías de muy larga duración, cable de alimentación con sistema magsafe para evitar que nos carguemos el ordenador si tropezamos con el cable, sensor de luz, cámara iSight de alta resolución y un largo etcétera.

SOFTWARE. El sistema Mac OS X es según muchos periodistas informáticos, entre ellos Walt Mossbert, el más avanzado del mercado, aunque con el lanzamiento de Windows 7 la distancia entre las dos plataformas se ha acortado. Aún así, Apple siempre ha gozado de mejor reputación que Microsoft en desarrollo de sistemas operativos, una prueba de ello es que la ultima entrega de Mac OS X Snow Leopard mejora en un 50% la velocidad del equipo y ocupa 7 GB menos que la versión anterior (para ver todas las mejoras hacer clic aquí); cuando todos sabemos que en el caso de Windows con cada nueva versión que han ido sacando al mercado era necesario comprar un ordenador nuevo o bien hacerle una actualización al hardware de nuestro actual equipo.

Además el sistema operativo ofrece muchas más posibilidades que hace que el Windows parezca un sistema arcaico y limitado. Yo destacaría principalmente las siguientes funciones:
– Time Machine. Un programa para hacer copias de seguridad del ordenador entero, que hace sumamente fácil recuperar un archivo e incluso restaurar todo el sistema en caso que sea necesario, y todo esto de forma sumamente sencilla.
– iLife. Esta suite de gestión de contenidos multimedia sea quizá de las características que hacen de un Mac algo único. Se trata de un conjunto de 4 programas que permiten trabajar con fotografías, video y música, y además crear y gestionar páginas web. Todo esto con unos acabados profesionales, con la sencillez de uso que siempre ha caracterizado a Apple.
– Spotlight. Esta es una herramienta sumamente útil y a diferencia de la burda copia que hizo microsoft a partir de Windows Vista, permite encontrar archivos y programas dentro de nuestro ordenador con una velocidad impresionante, además de ofrecernos diferentes parámetros para ajustar al máximo posible nuestra busqueda.
– Preview. Este sencillo programa es una herramienta sumamente potente para gestionar archivos PDF, a tal punto que en muchísimos casos no necesitaremos ni el Acrobat Profesional ni el Reader.
– Spaces. Esta herramienta permite la creación de pantallas de trabajo para uso específico, que se puede personalizar a nuestro gusto de forma que automáticamente cada vez que abramos una aplicación ésta aparezca en uno de los espacios deseados. Es especialmente util para poder mantener nuestro escritorio ordenado y evitar la sensación de caos que se puede generar al trabajar con varias aplicaciones abiertas a la vez.
– Exposé. Esta función nos permite visualizar todos los programas abiertos en cada espacio de trabajo. Presenta una miniatura de cada una, de forma que podemos identificar fácilmente cuál de las aplicaciones queremos activar.
– Instalación y eliminación de aplicaciones. En la mayoría de los casos, es un proceso de arrastrar el icono de una aplicación a la carpeta de programas para la instalación y el eliminarla para su desinstalación.

Estas son algunas de las funciones que diferencian el sistema Mac OS del Windows Vista y sus predecesores. Hay muchas otras que lo hacen un entorno sumamente práctico y agradable. Hay que destacara también su rapidez de arranque y apagado, así como la seguridad que ofrece. No he necesitado instalarle antivirus a mi ordenador, además de que existen opciones de encriptado en caso que se desee usar seguridad adicional para el acceso a los archivos y sistema..

COMPATIBILIDAD.
Sé que este es uno de los principales motivos que generan dudas, para mi lo era. He de decir que durante este tiempo no he tenido casi ningún problema de compatibilidad, a excepción de alguna página de internet que estaba diseñada para Internet Explorer, pero estamos hablando de dos webs en un año y medio de navegación por lo que es practicamente cero. Además estas páginas no se podrían visualizar bien en un ordenador con Windows usando un navegador que no sea el de Microsoft por lo que no es realmente un problema del sistema operativo sino de compatibilidad de la página visitada.
Hay muchos programas que están en todas las plataformas, ahora incluso hay una versión para Mac OS del Autocad. Hay páginas en internet que también ofrecen listados de programas equivalentes a versiones que solamente se encuentran en Windows.

RESÚMEN.
Mi experiencia general con un ordenador de Apple y con el sistema operativo Max OS X Snow Leopard ha sido sumamente positiva. Es muy fiable, fácil de usar, ofrece muchas posibilidades de personalización y su diseño y software lo hacen la mejor elección. No se trata de un sistema exclusivamente para personas dedicadas a tareas creativas, es una excelente herramienta de negocios gracias a su fiabilidad y la calidad de sus componentes. Como todo nuevo sistema requerirá un tiempo de aprendizaje para las personas que lo usen por primera vez, yo les recomiendo empezar a curiosear con el ordenador de conocidos para que vean un poco la operativa, lo que sí les aseguro es que el tiempo de adaptación es menor que si tuvieran que aprender el Windows desde cero.

Presentaciones 101


La semana pasada fui a una charla y fue un autentico aburrimiento. Entre otros motivos, por el pésimo uso del orador del powerpoint. Lastimosamente esto es algo que vemos con mucha frecuencia, y no es que yo esté exento de culpa, pero con el tiempo he ido aprendiendo algunas cosas que han hecho que mejore mis presentaciones.

Primero hemos de tener muy claro que el powerpoint o cualquier programa para presentaciones es una herramienta más y un complemento.

En segundo lugar las diapositivas NO SON LA PRESENTACIÓN. Por desgracia hoy en dia está tan extendida la practica de dar presentaciones basándose exclusivamente en las diapositivas, que se ha convertido en la norma.

Algunas recomendaciones para hacer presentaciones efectivas:
– Limita el número de las diapositivas a una por cada diez minutos.
– Enriquece el contenido con otras herramientas: video, música, hojas para leer, actividades prácticas.
– No leas las diapositivas cuando des la charla.
– Cuida las transiciones de las diapositivas, procura que tengan relación con la evolución de los temas que vas presentando.
– Ensaya tu presentación enfrente de algún amigo o colega.
– Empieza puntual.
– Utiliza la segunda pantalla para el presentador que te ofrecen los programas Microsoft Powerpoint o Apple Keynote.
– No distribuyas la presentación como si fuera el manual del participante. Esto dará la imagen que no has invertido tiempo en tu presentación y seguro que hay mucha más información que la que hay en las simples diapositivas que utilices.

LECTURA RECOMENDADA. El libro Presentation Zen de Garr Reynolds, es considerado uno de los libros esenciales en cuanto a presentaciones se refiere.

VIDEO RECOMENDADO. Para mí uno de los grandes maestros para hacer presentaciones es Steve Jobs el CEO de Apple. Jobs hace que sus presentaciones sean entretenidas, muy bien estructuradas y sumamente persuasivas. En la web de Apple pueden ver sus más recientes Keynotes, las encontrarán haciendo clic aquí.