Comparativa entre el iPad y el Kindle


Desde el lanzamiento del iPad, se ha dicho que es competencia directa del Kindle de Amazon y que el tablet de Apple representa una amenaza para el lector de eBooks de Amazon. Después de estar usando el iPad durante un año y de probar un Kindle que me han dejando durante dos semanas, puedo decir que ambos terminales son diferentes. ¿Cuál es mejor? Depende de cada persona y sus preferencias. En esta entrada explico las diferencias que he visto entre cada lector.

Tamaño de pantalla. El iPad tiene una pantala 9.7 pulgadas, lo que le permite usarla para muchas otras cosas, además de la lectura de eBooks. El Kindle por otro lado tiene una pantalla de 6 pulgadas, que a mi gusto es más agradable para leer, ya que hace que el movimiento de los ojos para la lectura sea más corto, haciendo que puedas leer más rápido.

Duración de la batería. En este aspecto hay una gran diferencia entre los dos aparatos. El iPad tiene una batería que dura entre 10 y 12 horas, que realmente es suficiente para un uso intenso incluso de lectura. El Kindle por otro lado puede durar hasta 1 mes entero sin necesidad de recargarlo. En este sentido, creo que aunque la duración del iPad es considerablemente menor, no impide su uso en lo más mínimo. Esto depende de las preferencias de cada usuario.

Precio. El Kindle lo puedes comprar a partir de US$139.00 en su versión Wifi, haciéndolo el lector de libros electrónicos más asequible del mercado. El precio del iPad empieza a partir de US$499.00, aunque el precio es significativamente superior, no olvidemos que es un aparato que ofrece muchas otras funciones.

Pantalla. Los dos aparatos tienen pantallas que son totalmente diferentes. La del Kindle con su tinta electrónica es lo más cercano a leer un libro impreso. El iPad por otro lado tiene una pantalla retro iluminada, que en mi caso nunca me ha molestado al leer; pero aún así encuentro más agradable la lectura de libros en el Kindle.

Software de lectura. El Kindle ofrece un software bastante simple, que es ideal para gestionar tu librería de forma sencilla. Lo que no ofrece es la riqueza gráfica del iPad. Éste ultimo incluso en su aplicación de Kindle, ofrece una presentación mucho más agradable que el mismo lector de Amazon.

Lectura de revistas y periódicos. Aquí es donde el iPad ofrece una experiencia de lectura mucho más rica que el Kindle. Su pantalla a color en alta resolución permite la lectura de revistas de una forma mucho más real a la que tienes cuando lees una impresa. Además con aplicaciones como Zinio en tu iPad tendrás acceso a una amplia variedad de revistas.

Interfaz de Usuario. A mi personalmente me gusta más la pantalla multitáctil del iPad, sobre todo para agregar anotaciones en los libros. El Kindle tiene un teclado muy pequeño, que es algo incómodo para escribir. Sí prefiero los botones físicos de avance y retroceso de página, tengo la sensación de un avance más real en la lectura con éstos.

Portabilidad. Cuando te toca viajar, como es mi caso, y traes contigo tu lector de eBooks la portabilidad es muy importante. El iPad tiene un tamaño ideal, si lo ves como un ordenador. Si lo ves como un lector de libros, el Kindle le gana por mucho a éste. El Kindle que me han prestado, viene con una funda que cuando lo tienes en tus manos tienes la sensación de estar leyendo un libro de bolsillo, haciéndolo ideal para llevarlo contigo todo el tiempo.

Multifunción. El Kindle es un aparato especialmente diseñado para la lectura de libros y en esta función en concreto es mejor que el iPad. Este otro, tiene unas funciones multimedia que son ideales para la lectura de contenidos multimedia, como los Vooks (ver breve reseña de estos eBooks aquí)

CONCLUSIÓN.
Cada aparato tiene sus ventajas e inconvenientes, y lo que creo que lo puede hacer más interesante dependerá de cada persona. El iPad es un aparato multifunción impresionante, a mi me gusta mucho por la flexibilidad que me dá, al permitirme hacer muchísimas cosas con él. He leído ya varios libros en él y la experiencia ha sido buena, de hecho no he vuelto a comprar un libro impreso desde hace muchos meses.
El Kindle es un aparato ideal para las personas que leen muchos libros, incluso me atrevería a decir que este aparato hace la lectura de libros tan fácil, que acabarás leyendo más libros que antes. El precio es el mejor del mercado, además de que los precios de los libros electrónicos en Amazon son un 50% más baratos que las versiones impresas.

Advertisements

Google Reader, ¿crónica de una muerte anunciada?



Hace unos días Twitter anunciaba la renovación de su página principal, con una clara apuesta por posicionarse también como una fuente de información. Hoy leyendo mi feed de Google Reader encontré un post con el título “Cómo sustituí Google Reader con una lista de Twitter y Hootsuite” de Jon Dale. Esto me llevó a pensar sobre el impacto que tendrá la renovación de twitter en los lectores de feeds RSS.
Google Reader, que es el servicio de lectura de feeds más popular del mercado, lleva en funcionamiento un par de años. Es sumamente flexible y además permite adaptarlo a las preferencias de cada usuario. Aunque la verdad, como decía Jon Dale en su entrada de blog, esta herramienta en muchos casos acaba siendo una fuente de frustración, ya que se van “apilando” las nuevas publicaciones y la gran mayoría son irrelevantes.
Hay muchos artículos que aportan buenas ideas sobre cómo gestionar el Google Reader de forma óptima, pero aún así por pocos feeds a que estés suscrito, hay días en los que se te acumulan y se vuelve frustrante el ver que tienes 80 feeds por leer.
Llegados a este punto, quizá salte la pregunta ¿y qué tiene esto que ver con Twitter? Pues la verdad es que las redes sociales, además de una función puramente social y lúdica, también se han vuelto una fuente de información, ya que muchos de nuestros contactos comparten información que van encontrando en la red, y esta puede ser una forma más fiable de filtrar información que posteriormente deseemos leer.
Creo que Twitter, gracias a sus listas y opciones de filtración, puede ser configurado de manera que lo consultemos para consumir información, con el filtro previo que ya han hecho las personas a las que seguimos. Esto nos da más garantías que cualquier link que decidamos seguir, habrá sido recomendado por una persona más.
Yo, de momento, sigo con Google Reader, los hábitos son difíciles de cambiar. Pero creo que eventualmente Twitter se irá utilizando cada vez más como fuente de información. ¿Desaparecerán los lectores de feeds? Quizá sea demasiado pronto para predecirlo, y también se ha de ver cómo reaccionan estos servicios, especialmente el de Google que es una compañía que siempre está innovando.

¿Cómo gestionar toda la información de internet?


Blogs, diarios electrónicos, canales de vídeo y un largo etcétera, forman parte de muchas fuentes de información que encontramos en la red hoy en día. La velocidad a la que se genera información y la variedad de lugares donde encontrarlas es abrumador, y ante esta situación hay quienes acaban simplemente por no aprovechar esta rica fuente de información, mientras otros se lanzan a una carrera frenética para leer toda esta información sin ninguna herramienta ni metodología definidos.

Por suerte, hoy en día la tecnología pone a nuestro alcance herramientas que nos facilitan muchísimo la gestión de toda esta información. Las dos herramientas que se utilizan hoy en día son:
1. Suscripción por email. Una vez dados de alta, vamos recibiendo las actualizaciones en nuestra bandeja de entrada. Esta opción, como veremos mas adelante, tiene muchas limitantes ya que no nos da muchas opciones sobre cómo gestionar y leer nuestra información.
2. Sindicación de contenidos o RSS, como se conoce más comúnmente. Esta tecnología nos permite suscribirnos a las páginas web que nos interesan, para luego leer toda la información que van publicando estos sitios de forma centralizada. Los agregadores nos presentan un breve resúmen de cada entrada, que lueog podemos ampliar a la version completa en caso que nos interese.

La primera pregunta que se os vendrá a la mente es, ¿cómo empiezo? A continuación les explico cómo suscribirse

Primero. Necesitamos darnos de alta en un agregador o lector de fuente web. Algunos de los que existen son:
a. Google Reader (este es el que uso)
b. My Yahoo
c. Netvibes
d. Bloglines
Segundo. Cuando estemos en una página a la que nos queramos suscribir, hemos de buscar el icono de RSS y hacer clic en él, para luego indicar a qué indicador queremos que se nos envíen las actualizaciones.

La forma de leer las actualizaciones que nos van llegando variarán en función del agregador que usemos. Yo en particular uso Google Reader, me lo han recomendado varias personas, y además he podido comprobar personalmente que ofrece muchas opciones de personalización y también lo puedo gestionar completamente con el teclado, cosa que me da más rapidez para gestionar toda la información que recibo.

Algunos consejos para utilizar Google Reader.
Aprende las combinaciones de teclas. Para ver todos los comandos y sus teclas presiones SHIFT+?
Organiza las suscripciones en carpetas. Esto te dará más claridad al momento de ver las nuevas entradas y decidir por cuáles empezar.
Haz una lectura rápida de todas las nuevas entradas. Esto te permitirá descartar todos aquellos artículos que no son de tu interés, y destacar los que sí deseas leer por completo para luego centrarte en los contenidos que elegiste previamente.
Programa tiempo para leer tus feeds. Recibimos mucha información cada día y no nos será posible leer todos y cada uno de los artículos que nos llegarán, por esto hemos de delimitar el tiempo que dedicaremos a esta actividad y así nos aseguraremos que no restaremos dedicación a otras actividades de más importancia.

Aprovechemos esta valiosa herramienta, para mantenernos al día de todo lo que pasa en el mundo. Encontraremos información realmente valiosa, que ayudarán a nuestro crecimiento personal y profesional.