¿No tienes tiempo de leer? ¿Dónde encontrarlo?


Entre los motivos que la gente dice para no leer, el más común es la falta de tiempo. Sé que no es fácil encontrarlo, entre tantas obligaciones y cosas que consumen nuestro tiempo: el trabajo (aquí pasamos buena parte de nuestro tiempo), los hijos, la pareja, el resto de la familia, proyectos por hacer, las tareas del hogar, estudios y un largo etcétera.

Déjame decirte que es posible encontrar el tiempo para leer, y te sorprenderá ver que tienes más tiempo del que pensabas. Aquí algunas ideas:
Apaga la caja tonta. Si sustituyeras el tiempo que pasas frente al televisor, por tiempo de lectura leerías mucho más. Este es uno de los principales ladrones de tiempo hoy en día, y realmente no nos perdemos nada sin ella.
Aviones, trenes y transporte público. Si te toca viajar con cierta frecuencia, este es un momento ideal para ponerte al día con tu lectura. Aunque sea un vuelo corto de una hora, o un trayecto en autobús de 20 minutos, puedes avanzar muchísimos en estos pequeños momentos.
Salas de espera. Muchas veces tenemos que esperar mientras nos atiende el médico o nos llega nuestro turno para hacer algún trámite; aprovecha estos minutos en lugar de desperdiciarlos mirando el techo, o comentando con el de al lado cuánto tardan en atenderte.
Escucha libros en audio. Este es un formato muy poco usado en el mundo castellano parlante, mientras los anglosajones nos llevan años de ventaja en esto. Si dedicas 30 minutos cada día a escuchar un audio-libro, podrías acumular 130 horas de “lectura” en un año.
Ve a dormir un poco más tarde, o levántate más temprano. Esta es una opción que requiere un poco más de disciplina quizá, y muy efectiva. Te sorprenderá lo que podrás avanzar en tu lectura invirtiendo 15 minutos diarios, 5 días a la semana.
Lee mientras haces ejercicio. Si vas a un gimnasio, quizá tendrás ciertos reparos a leer en “público”, pero recuerda que se trata de invertir en tu persona, y en eso el qué dirán es algo que has de ignorar por completo. Si haces ejercicio en casa, no tienes excusa, toma un libro, revista o lo que sea y ponte a leer.
Aprovecha cualquier tiempo de espera. Si lo piensas bien, a lo largo del día tenemos muchos momentos en los que hemos de esperar o no podemos avanzar otras tareas, pues aprovéchalos leyendo.

Es importante que siempre lleves contigo material de lectura. A mi lo que mejor me funciona son los libros electrónicos, específicamente la aplicación de lectura Kindle de Amazon, ya que me permite acceder a mis libros a través de mi smartphone, iPad u ordenador, manteniendo sincronizado los puntos de lectura entre todos los dispositivos. Si prefieres el papel, lleva contigo siempre una revista y un libro, así podrás avanzar la lectura cuando se te presente cualquier oportunidad.

Recuerda, NO HAY EXCUSAS para no leer, y es una de las mejores cosas en las que puedes invertir tu tiempo.

Advertisements

Propósitos de Año Nuevo


By Wainright Fotography

Con mucha frecuencia cuando llegamos al final de cada año, nos planteamos hacernos propósitos para el año nuevo: bajar de peso (todo un clásico), dejar de fumar (otro que no falla), aprender un idioma, y un largo etcétera. Luego durante los primeros meses nos ponemos manos a la obra, pero con el paso del tiempo tiramos la toalla y al siguiente año nos sentimos mal por no haber logrado lo que nos proponemos.

Realmente esto de fijarse propósitos o metas, es algo que si lo sabemos hacer, es más fácil de lo que pensamos. En los últimos meses he logrado cumplir con algunos propósitos que me fijé, y hubieron un par de reglas que seguí, que fueron claves para ello. A continuación te las detallo, toma lo que te sirva y añade lo que creas conveniente, recuerda que esto no es una ciencia exacta.

1. Propósitos medibles. Si no somos concretos de forma que podamos saber a ciencia cierta si hemos llegado a nuestro objetivo, estamos perdiendo el tiempo. No es lo mismo proponerse perder 10 Kilos para el 30 de junio del año x, que simplemente decir “perder peso”.
2. Escribir los motivos. Cuando realmente tenemos motivos de mucho peso para hacer algo, por difícil que esto sea, al final lo logramos. Yo te recomiendo escribir entre 5 y 10 razones por las que has de lograr este propósito; esto hará una gran diferencia. Dicen que la clave de la motivación está en tener el motivo correcto.
3. Revisar el progreso. De forma periódica hemos de anotar (lo de anotar es muy importante) nuestra evolución, esto nos ayudará a ver si hemos avanzado, nos hemos estancado o hemos retrocedido; y nos será más fácil aplicar correcciones. Yo te recomiendo llevar un registro a lo largo del tiempo, de forma que puedas ver tu evolución desde el primer día hasta el último.
4. Ser ambicioso. Los propósitos han de representar un verdadero reto, si son muy fáciles de conseguir perderemos el interés. También hemos de tener cuidado de no intentar lograr cosas que sean demasiado difíciles, ya que nos desmotivaremos y al final asociaremos el fijarnos propósitos con sentimientos de frustración. Otra cosa que sirve es fijarse propósitos que sean progresivos, de esta forma empezaremos con algo relativamente fácil de conseguir y que nos dará la motivación necesaria para ir a más.

Otra cosa que te puede ser útil, aunque no es algo absolutamente necesario, es hacerlo con un amigo o amiga, de forma que te reúnas con esa persona cada cierto tiempo para ver el progreso que cada uno ha hecho.

Como puedes ver esto es un proceso y requiere un fuerte grado de compromiso personal, sin embargo es la única forma de lograrlo. Muchas veces nos limitamos a DECIR que nos hemos propuesto algo para el nuevo año, eso es un simple deseo; cuando lo planificas, lo escribes y das seguimiento es cuando realmente te estás marcando un objetivo claro.

¡¡¡Ánimo con tus propósitos de año nuevo!!!

Lecturas recomendadas
The Single Most Important Key to Achieving Your Goals de Michael Hyatt.
Seven Reasons to Set Goals de Nicholas Bate.

Felicidad Interior Bruta (FIB) y no Producto Interior Bruto (PIB)


Esta mañana finalmente me he podido sentar 20 minutos a ver este video de TED de Chip Conley que tenía pendiente desde hace más de una semana. Se titula “Midiendo lo que hace que la vida valga la pena”. Ha sido un tiempo muy bien invertido.

Chip plantea un concepto que a primera vista puede parecer muy irreal. Dice que los países deberían medir la felicidad de sus ciudadanos, en lugar de preocuparse exclusivamente del Producto Interior Bruto (PIB).

Antes de descartar esta idea, pensemos con más detenimiento. El PIB mide una serie de variables económicas y materiales de un país pero, ¿el bienestar material y económico da la felicidad? Está claro que no. Hoy en día creemos que por tener más cosas seremos más felices, y al final nos damos cuenta que estas cosas no nos llenan como personas.

Chip Conley, después de releer la pirámide de necesidades de Maslow, la traspoló a la sociedad y a las organizaciones, obteniendo como resultado una pirámide con 3 niveles: Supervivencia, Éxito y Transformación.

Aparentemente y siguiendo el concepto creado por Abraham Maslow, una organización no puede plantearse satisfacer sus necesidades de transformación si no sobrevive. Sin embargo, las organizaciones que tienen una misión clara, motivadora y que genera valor a todo el entorno de infuencia de esa entidad, son las que producen los mejores resultados.

Si pensamos un poco más en profundidad sobre esto, todas las instituciones producen resultados a traves de las personas que la forman y con las que interactuan, por este motivo si éstos están motivados y dan lo mejor de ellos, los resultados serán muy superiores.

Recuerden, no son las cosas materiales lo más importante ni lo que nos dará la felicidad. Es muy fácil perder el horizonte y pensar que estas cosas son las que nos harán progresar y llevar una vida más plena. ¿cuántas personas en su lecho de muerte se arrepienten de no haber dedicado más tiempo a su trabajo?

Podemos volar como las aguilas….si así lo decidimos


Revisando mi lector de feeds encontré el video de Patrick Henry Hughes. Es un chico que nació ciego y sin poder caminar. También nació con el don de poder tocar el piano y la trompeta de una manera excepcional. Es asombroso ver la personalidad de esta persona, y la actitud frente a la vida que ha adoptado. En lugar de quedarse postrado en una cama lamentándose por todas las cosas que están mal en su vida y por sus carencias, se decidió a potenciar sus habilidades y dar lo mejor de sí mismo.

¿Cuántas veces nos quejamos de todas las cosas que están mal en nuestras vidas? Como humanos tendemos a buscar lo más fácil y lo más cómodo, que en muchos casos es echarle la culpa a factores externos a nosotros….vemos el vaso medio vacío. En lugar de eso, decidámonos a ser proactivos y a potenciar nuestras habilidades, sean muchas o muy pocas, !!!NO HAY EXCUSA!!!.

Nosotros, y solo nosotros podemos decidir volar muy alto como las águilas. Nuestros destinos son producto de nuestras decisiones y no del entorno.

Les invito a que vean el video siguiente sobre Patrick, y que les sirva de inspiración a ver siempre el vaso medio lleno.