¿No tienes tiempo de leer? ¿Dónde encontrarlo?


Entre los motivos que la gente dice para no leer, el más común es la falta de tiempo. Sé que no es fácil encontrarlo, entre tantas obligaciones y cosas que consumen nuestro tiempo: el trabajo (aquí pasamos buena parte de nuestro tiempo), los hijos, la pareja, el resto de la familia, proyectos por hacer, las tareas del hogar, estudios y un largo etcétera.

Déjame decirte que es posible encontrar el tiempo para leer, y te sorprenderá ver que tienes más tiempo del que pensabas. Aquí algunas ideas:
Apaga la caja tonta. Si sustituyeras el tiempo que pasas frente al televisor, por tiempo de lectura leerías mucho más. Este es uno de los principales ladrones de tiempo hoy en día, y realmente no nos perdemos nada sin ella.
Aviones, trenes y transporte público. Si te toca viajar con cierta frecuencia, este es un momento ideal para ponerte al día con tu lectura. Aunque sea un vuelo corto de una hora, o un trayecto en autobús de 20 minutos, puedes avanzar muchísimos en estos pequeños momentos.
Salas de espera. Muchas veces tenemos que esperar mientras nos atiende el médico o nos llega nuestro turno para hacer algún trámite; aprovecha estos minutos en lugar de desperdiciarlos mirando el techo, o comentando con el de al lado cuánto tardan en atenderte.
Escucha libros en audio. Este es un formato muy poco usado en el mundo castellano parlante, mientras los anglosajones nos llevan años de ventaja en esto. Si dedicas 30 minutos cada día a escuchar un audio-libro, podrías acumular 130 horas de “lectura” en un año.
Ve a dormir un poco más tarde, o levántate más temprano. Esta es una opción que requiere un poco más de disciplina quizá, y muy efectiva. Te sorprenderá lo que podrás avanzar en tu lectura invirtiendo 15 minutos diarios, 5 días a la semana.
Lee mientras haces ejercicio. Si vas a un gimnasio, quizá tendrás ciertos reparos a leer en “público”, pero recuerda que se trata de invertir en tu persona, y en eso el qué dirán es algo que has de ignorar por completo. Si haces ejercicio en casa, no tienes excusa, toma un libro, revista o lo que sea y ponte a leer.
Aprovecha cualquier tiempo de espera. Si lo piensas bien, a lo largo del día tenemos muchos momentos en los que hemos de esperar o no podemos avanzar otras tareas, pues aprovéchalos leyendo.

Es importante que siempre lleves contigo material de lectura. A mi lo que mejor me funciona son los libros electrónicos, específicamente la aplicación de lectura Kindle de Amazon, ya que me permite acceder a mis libros a través de mi smartphone, iPad u ordenador, manteniendo sincronizado los puntos de lectura entre todos los dispositivos. Si prefieres el papel, lleva contigo siempre una revista y un libro, así podrás avanzar la lectura cuando se te presente cualquier oportunidad.

Recuerda, NO HAY EXCUSAS para no leer, y es una de las mejores cosas en las que puedes invertir tu tiempo.

Advertisements

Reseña del libro “El Ejecutivo Eficaz”


Peter Drucker es considerado el padre del Management y fue uno de los grandes pensadores del siglo XX. Muchos de sus libros, escritos a lo largo del siglo pasado, siguen teniendo vigencia en el siglo XXI. Drucker era un hombre adelantado para su tiempo; fue él quién creo el término “Trabajador del Conocimiento”. Sus libros aportan una gran riqueza operativa y estratégica a cualquier profesional.

El Ejecutivo Eficaz, aunque puede parecer orientado exclusivamente a personas que trabajen en la empresa privada, es aplicable a cualquier persona con responsabilidades en cualquier tipo de organización (ONGs, iglesias, entidades gubernamentales, etc.).

Empecemos por describir cómo define Drucker dos términos:
1- La Eficacia es llevar a cabo las tareas correctas.
2- ¿Quién es un Ejecutivo? Es aquel trabajador del conocimiento, que por su posición o conocimiento es responsable de una contribución que afecta la capacidad de la organización de obtener resultados. Lo que hace a muchas personas ejecutivas en muchas organizaciones.

Hay 5 practicas que el autor considera imprescindibles para ser un ejecutivo eficaz:
1- Gestionar bien el tiempo.
El primer paso para desarrollar este hábito, es ver a qué cosas se dedica el tiempo, para luego delegar, abandonar o reducir aquellas actividades que no están alineadas con las prioridades o que otra persona pueda hacer mejor que nosotros.
Otra idea muy importante con respecto a la gestión del tiempo que se plantea en el libro es la “Consolidación del tiempo”. El trabajo intelectual, a diferencia del manual, requiere que dediquemos largos bloques de tiempo a las diversas actividades. Esto es mucho más efectivo que dedicar varios espacios cortos de tiempo a ese trabajo. Cuando nos sumergimos en cada tarea hasta el fondo es cuando logramos crear valor, descubrir soluciones, analizar correctamente y tomar decisiones efectivas.
2- Centrarse en lo que se puede contribuir a la organización.
El cambiar el centro de atención de las actividades a lo que se puede contribuir, hace que el ejecutivo eleve su visión de los pequeños detalles del día a día, y se pregunte cuáles son los resultados importantes que requiere la organización de él en cada momento. De esta manera se evita caer en la miopía profesional y ver la imagen global de la organización, su entorno y cómo encaja el propio trabajo en un todo.
3- Construir sobre fortalezas y no sobre debilidades.
Con mucha frecuencia tendemos a intentar mejorar nuestras carencias, pensando que de esta forma seremos más efectivos. El libro propone justo lo contrario, potenciar nuestros puntos fuertes es el mejor medio para obtener resultados.
La justificación de esta practica el autor la resume en una frase: “La excelencia humana solo puede lograrse en una área, o en unas cuantas como mucho.”
4- Poner primero lo primero.
El tiempo es un recurso limitado, escaso e irremplazable, por lo que el ejecutivo que quiere ser eficaz ha de ejecutar su trabajo de forma que le dé la atención debida a las prioridades primordiales de la organización.
Poner primero lo primero también significa abandonar todas aquellas actividades que han dejado de ser productivas, y concentrarse en las que son estratégicas para el presente y futuro de la organización.
5- Tomar decisiones efectivas.
Los ejecutivos eficaces toman decisiones efectivas, lo que depende de seguir un sistema, que implica tomar los pasos correctos en la secuencia apropiada.
Las decisiones eficaces son realmente juicios sobre opiniones diferentes, y no consensos sobre “hechos”. El ejecutivo reconoce que el proceso de toma de decisiones empieza por recopilar opiniones, y que como tales han de ser probadas contra los criterios establecidos para descartar las que no son de utilidad, y quedarse con las que concuerdan con los lineamientos establecidos.

Aunque Peter Drucker reconoce que hay algunas personas que de forma natural son altamente eficaces, plantea la eficacia como una habilidad que puede y debe ser aprendida. Esto requiere un alto grado de iniciativa y motivación por parte de cada persona, y no es algo que se logre de la noche a la mañana, pero los resultados que se obtienen compensan sobradamente el trabajo que se lleva a cabo para desarrollar esta habilidad.

La crisis de las discográficas, editoriales y estudios de cine


Desde hace un par de años escuchamos en las noticias que la “piratería” está destruyendo muchos puestos de trabajo en compañías editoriales, discográficas y estudios de cine. También, aunque en menor medida, las empresas de software se han quejado de la perdida de ingresos por este mismo motivo. En España tenemos la Sociedad General de Autores y Editores, quien ha sido una de las voces que más ruido han generado en torno a esta supuesta tragedia.

Es una realidad que las nuevas tecnologías han facilitado el consumo en soporte digital de todo tipo de contenidos, desde una amplia variedad de dispositivos (smartphones, ordenadores, tablets, etc.). Además la ubicuidad de internet también hace que podamos acceder a éstos en todos sitios, y también compartirlos con otras personas a través de las redes sociales.

Como punto de contraste tenemos casos de éxito como iTunes, Amazon, Wall Street Journal y YouTube. Estas son empresas que han logrado suministrar contenidos, aportando suficiente valor a los consumidores para que éstos estén dispuestos a pagar por consumirlos.

Lo que las tradicionales empresas intermediarias de contenidos no quieren aceptar es que el mundo ha cambiado. Estaban acostumbradas a tener a los consumidores cautivos, lanzando al mercado productos que a ellos les resultaran rentables. En el Siglo XXI el poder residirá en el consumidor más que antes, y este pagará unicamente por aquello que realmente le aporte algo. Estamos ante la verdadera democratización de los mercados, en la que no son los intermediarios los que tienen el poder.

Hoy en día se consume más información que nunca: música, noticias, libros, revistas, videos, películas, etc. Realmente lo que ha cambiado es el soporte a través del cual se distribuyen estos. Por lo que no nos pueden seguir engañaddo con la falacia de que la cultura está en peligro de extinción. Lo que realmente está pasando es que las intermediarias de contenidos en la mayoría de los casos han perdido su sentido de ser, ante la ubicuidad del internet como canal de distribución de estos.

Les dejo con el video Epic 2015, que habla de un futuro cercano que 3 años atrás podía parecer improbable, pero en 2010 no nos parece tan descabellado.

En defensa de los libros de desarrollo personal


book.png

Como seres humanos estamos en constante evolución, la dirección hacia donde evolucionamos es algo que depende enteramente de nosotros. Gracias a nuestra libérrima voluntad tenemos la capacidad de tomar acciones que nos edifiquen como personas.

El crecimiento personal pasa necesariamente por adquirir nuevas habilidades, aprender de los demás y absorber nuevas ideas, y una excelente forma de lograrlo es mediante la lectura de libros de desarrollo personal.

Hay muchas personas que adoptan una postura crítica hacia los autores de este tipo de materiales, alegando que es un negocio y que se aprovechan de la gente. No niego que haya gente que vende este tipo de material con el fin de obtener un beneficio económico, sin realmente aportarle nada de valor a las personas, y recordemos que malos profesionales hay en todos sitios; todos hemos tenido un mal profesor en la escuela o universidad, pero eso no significa que la docencia en sí sea mala.

Los libros de desarrollo personal a mi me han aportado muchísimo valor tanto en mi vida personal como profesional. Desde que tenía 16 años me aficioné a leer este tipo de libros, y realmente me han marcado positivamente.

Este tipo de literatura nos permite aprender de las mentes más brillantes del mundo, desde políticos hasta empresarios brillantes que han querido compartir su experiencia y sus consejos sobre cómo tener éxito en diferentes campos.

A continuación presento una breve selección de los libros de desarrollo personal que considero imprescindibles para cualquier persona:
Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva de Stephen Covey. Este es uno de los libros que más me ha aportado a nivel personal y profesional. Explica 7 hábitos que son imprescindibles para tener éxito, basados en principios universales.
Cómo Hacer Amigos e Influir en las Personas de Dale Carnegie. Un clásico de la literatura de desarrollo personal y sigue teniendo mucha vigencia. Aporta consejos para crear y mantener excelentes relaciones sociales, así como formas para influir en los demás.
Getting Things Done de David Allen. El mejor método de organización del tiempo en la actualidad, introduce ideas muy prácticas como la captura de todas las cosas por hacer y la clasificación de tareas por contextos.
Nunca Comas Solo de Keith Ferrazzi. Un libro muy ameno con consejos muy prácticos para crear y mantener nuestra red de contactos. También explica la importancia de las relaciones sociales para tener éxito en todos los ámbitos.
Inteligencia Emocional de David Goleman. Este es un libro de obligada lectura, aporta explicaciones sobre la influencia de nuestras emociones en nuestras vidas y también explica las diferentes aptitudes emocionales existentes.
Winning de Jack Welch. Un libro de empresa que da una visión global de lo que implica la gestión de una empresa y de los factores clave para el buen funcionamiento de esta.
El Ejecutivo Eficaz de Peter Drucker. Considerado uno de los mejores libros escritos sobre el management, explica el rol de un ejecutivo en cualquier organización y cuáles son los factores claves para que éste tenga éxito en el desempeño de sus tareas.
Cómo Suprimir las Preocupaciones y Disfrutar de la Vida de Dale Carnegie. Excelente libro para aprender a gestionar el estrés que hoy en día nos afecta a todos.

CONSEJO PRÁCTICO: Invierte 2% de tus ingresos en comprar (y leer claro) libros de desarrollo personal cada mes, y verás cómo tu trabajo y tu vida mejoran de forma exponencial.